Español
Pterigión, cómo nos afecta vivir en el Caribe

Pterigión, cómo nos afecta vivir en el Caribe

07 Julio 2022

Dra. Jacqueline Piña, especialista en Segmento Anterior y Diabetes Ocular.

El pterigión viene del término griego pterygion que significa “aleta”. Otros lo relacionan a su semejanza al ala de un insecto. El pterigión es un pliegue de la conjuntiva (capa de tejido transparente que recubre la parte blanca del ojo), carnoso y con penetración de forma triangular que avanza sobre la córnea, que generalmente se forma desde el lado nasal (lado del ojo cercano a la nariz), pudiendo llegar al área de la pupila en ambos ojos.

Se considera que el pterigión se relaciona con factores irritantes crónicos como la exposición al sol debido a los rayos ultra violeta (UV) y otros como la permanencia durante largos períodos de tiempo en exteriores, en ambientes soleados, polvosos y/o arenosos, y lugares donde sopla el viento.

Estudios epidemiológicos han encontrado una mayor prevalencia geográfica en la zona peri-ecuatorial conocida como “cinturón del pterigión”, localizado entre las latitudes 370 norte y sur del ecuador de la tierra, donde se encuentra países como México, Brasil, Egipto, Arabia Saudita, India, Australia y nuestro país. Aunque no se conoce con exactitud la fisiopatología del pterigión, se cree que la luz ultravioleta tipo B (UV-B), presente en la radiación solar, es el factor causal más importante. Una teoría sobre la formación del pterigión explica que la luz UV puede causar mutaciones en el gen supresor tumoral P-53, lo que resulta en su expresión anormal en el epitelio del pterigión. Esto sugiere que el pterigión no es solo una lesión degenerativa, sino que pudiera ser el resultado de una proliferación celular anómala.

El pterigión se puede clasificar, según la Academia Americana de Oftalmología en:

  •        Primario
  •        Recidivante

De acuerdo a su extensión puede tener diferentes grados:

  •          I
  •         II
  •         III
  •         IV

Los signos y síntomas, cronológicamente, son: primero, opacidades corneales pequeñas y grises cerca del limbo nasal; segundo, la conjuntiva crece por encima de las opacidades y progresivamente invade la córnea de forma triangular; por último, se puede ver un depósito de pigmento de hierro en el epitelio corneal en la cabeza de avance del pterigión.

El tratamiento médico se reserva a los episodios de «ojo rojo» y crisis de inflamación que sufren estos pacientes. Para ello se usan antiinflamatorios esteroideos y no esteroideos tópicos, y lágrimas artificiales. El tratamiento quirúrgico es el más usado actualmente y se reserva para los pacientes que presentan pterigión grado II, III o IV. Cuando la cirugía se realiza en los grados más avanzados tiene el inconveniente de que se produzcan recidivas y complicaciones derivadas de las diferentes técnicas quirúrgicas. Por ello es muy importante operar el pterigión en sus grados más incipientes con tamaño pequeño. Se han descrito diversas técnicas quirúrgicas para el tratamiento del pterigión primario y del recidivante.

En el año 2011 realizamos un trabajo de investigación, mediante el cual demostramos que la técnica quirúrgica que utilizamos en el Instituto Espaillat Cabral ofrece resultados muy buenos en cuanto a la recidiva de los pacientes, reduciéndola a menos del 20%. Aunque el tratamiento de los casos avanzados es retador, tenemos buenos resultados con el uso de mitomicina en nuestros pacientes. En algunos casos se tiene que además utilizar membrana amniótica o trasplante de conjuntiva tomada del ojo no afectado.

FaLang translation system by Faboba

Solicitar cita online

Click aquí para ir al formulario